Sunday, April 13, 2008






¿QUIÉN TEME A LA SEGUNDA REPÚBLICA?



En vísperas del 14 de abril, sospecho que no consigo inocular en mis alumnos el entusiasmo por la Segunda República. Nuestros jóvenes son, en muchos casos, verdaderos expertos en manejar software, lo saben todo sobre el motor de un automóvil aunque jamás hayan tocado un volante y alcanzan niveles de competencia como consumidores de ropa o de teléfonos móviles que me relegan a mí a la condición de hombre de las cavernas. La tragedia consiste en que desconocen que lo que son y lo que tienen es fruto del esfuerzo y el coraje de muchos que les precedieron en el tiempo. Mis alumnos, en suma, no entienden que si estudian Historia no es para ganar al Trivial, sino para empezar a saber cuál es su identidad. Ese cortocircuito mental con el pasado, ese escamoteo de la conexión espiritual con sus bisabuelos, esa mezquina desmemoria con la que –estupidamente- pretendemos privarles de un relato que habla de violencia y de rencor pero también de heroísmo y solidaridad, es lo peor de la herencia que vamos a legarles. Los profesores de Historia, desesperados por la incapacidad de dotar a sus alumnos de referentes que enlacen con el tiempo pasado el sentido de sus propias vidas, saben muy bien a qué me refiero.

Que la derecha española ande empeñada en prolongar la amnesia con la que, presuntamente, se saneó la frágil Transición española es algo que no puede extrañarnos, pues si restauramos los puentes con aquella tragedia que fue la Guerra Civil, corremos el riesgo de que nuestros jóvenes aprendan demasiado sobre el árbol genealógico de muchos que ahora se levantan por las mañanas cantando loas a la democracia. Que el PSOE haya empezado, de forma insuficiente, a restaurar el honor de quienes fueron doblemente asesinados, primero de forma física, y después con la ocultación, es imprescindible para aprobar la más antigua de las asignaturas pendientes de nuestra moderna y próspera nación.

Y pese a todo, sigo sospechando que a la República se le tiene miedo. Cuando hace tres años tuve la suerte junto a mis alumnos de conocer a dos ex–guerrilleros, Reme (la famosa Celia del film “Memorias de una guerrillera”) y su marido Florián, apodado el Grande por todos los que le queremos, me dí cuenta de hasta qué punto la imagen del heroe con el que soñamos desde niños se parecía poco a la de los tebeos y las películas…y sin embargo las superaba de largo, porque aquellos desharrapados que se echaron al monte para seguir peleando contra el fascismo fueron el último coletazo del episodio más hermoso y esperanzador que ha vivido la historia moderna de España.

¿Luchadores por la libertad? Desde luego, pero en un sentido que no puede ser entendido desde la óptica falsamente individualista del modelo demo-liberal, donde la sociedad no parece ser sino el escenario de la persecución del interés particular, como si existiera un interés previo a mi instalación en la vida en común. Frente a ello, el espíritu de la República nos recuerda la dimensión de compromiso con los demás que supone convivir, nos recuerda que antes hemos de ser ciudadanos que inversores, y que ningún capital es más respetable que el capital social.

Celebraré con mis compañeros y mis alumnos el setenta y siete aniversario. Algunos dirán que tomo partido por un bando… Tendrán razón. Un profesor de Historia me enseñó hace una eternidad algo que no he olvidado: “el historiador debe ser objetivo, pero no imparcial”. Dejo el olvido para otros, dejo la apatía y el cómodo “todos cometieron crímenes” para quienes prefieren vivir en la servidumbre voluntaria, auténtico gran mal del hombre moderno. Dijo Kant que la Ilustración “es el periodo en que el hombre abandona su culpable minoría de edad”. La Segunda República sacó definitivamente a los españoles de la inocencia, pero no de la servidumbre… porque fue aplastada por una insurrección nacida desde arriba y apoyada –como dijo Gil de Biedma- por una “España de cabreros”.

Me atraen los solitarios, los derrotados y los condenados al olvido. No quiero la Tercera República, moriré esperando que regrese la Segunda.

Feliz catorce de abril, niños.

21 comments:

Tobías said...

¿Me permites que incluya un texto que escribí el año pasado para celebrar el aniversario de la República en mi instituto? Perdona que sea más extenso de lo habitual pero creo que viene al caso. Lo titulé "Memoria republicana".



"Es propio de los espíritus moderados la repugnancia ante la violencia. Básicamente esto es algo que comparto pero creo que hay momentos en la historia en los que uno no puede quedarse al margen. Es una idea falaz, sospecho que tranquilizadora para los bienpensantes, que la República fue víctima de dos extremismos que destrozaron el justo centro. Todo verdadero demócrata encontró su lugar entre los que lucharon contra el fascismo: la República se identificó con la democracia, está relacionada con el poder del pueblo, con la devolución del poder a aquellos que soportaron siglos de opresión. Con la República estuvo el esfuerzo heroico, la voluntad de resistencia y cambio, por eso nunca gustó a los ricos, a la Iglesia ni a los militares.

Se ha descalificado a la República por sus excesos cuando en todo caso los culpables fueron fuerzas políticas o ciudadanos concretos pero nunca la institución. Me molesta especialmente el fácil expediente de que “todos hicieron lo mismo” porque equipara la legítima defensa y la resistencia al golpe de Estado con la violencia fascista y el asalto a la democracia. La oligarquía que había monopolizado el poder reaccionó contra la enseñanza laica, contra la defensa de los derechos de los trabajadores, contra los estatutos de autonomía. Contra la República se levantaron aquellos que habían hecho del Estado un instrumento en defensa de sus intereses y privilegios.

Una violencia no justifica la otra pero la explica, y la violencia de la derecha contra el pueblo fue constante desde mucho tiempo atrás. La reacción contra esa violencia, visceral y desbordante, era previsible e inevitable, sobre todo cuando la República llevó a la política dando algo que defender a los que nada tenían. Es verdad que en demasiadas ocasiones la izquierda se hizo cómplice del terror pero eso no puede desautorizar la Revolución entendida como la conquista de la libertad y la igualdad.

Los talantes liberales y bienintencionados ven la Revolución como una anomalía, un tropiezo en el ritmo pausado y ordenado de las cosas. No lo veo así, creo que la libertad y la igualdad se conquistan, no se regalan. A veces no hay más remedio que tomar las armas, decidir sin ambages con quién estás y llevar esa decisión a las últimas consecuencias. En un homenaje a la República leí una frase que me parece perfecta para resumir esto: La mejor garantía de la libertad reside en lo que cada no está dispuesto a hacer para defenderla."

Juan Montesinos

albapitu said...

No se de que alumnos hablas, pero yo mañana celebrare contigo ese dia.

Morir esperando la República? y porque esperar? porque no verlo antes de la muerte? nunca se sabe David, y las cosas estaran jodidas, pero igual a esos alumnos que ahora tu enseñas les vuelven todas las neuronas que han perdido y deciden pensar por ellos mismos, igual les da por leer y se dan cuenta de las mejoras que hubo en tan pocos años, de las mejoras que podria haber de nuevo, igual se dan cuenta de que el rei vive de puta madre porque el señor Franco decidio que viviera asi y mientras otros se mueren de hambre porque no han tenido suerte de ser el hijo que "suepuestamente" tiene que relevar el mando.

Y no me alargo mas...jaja

Salud.

Carlos said...

"memorias de una guerrillera", pensé que te haría gracia saber que Sanchis es actor de la película además de ser tambien "fan" de la república (no hay más que ver la chapa que lleva en la mochila, que por cierto, le compré yo), podriais quedar y almorzar juntos para hablar del tema. xd

No, ahora en serio, tus alumnos tristemente tendrian más en cuenta a la república, yo incluido (me incluyo por si acaso, como he hecho otras veces), si la charla del Lunes la diesen en las horas de matemáticas, valenciano o Castellano, pero no en la de informática y educación física

Durruti said...

M'agrada la idea d'esperar que torne la II República i no la de crear una III. En realitat és la II la que hauria d'existir des de fa 77 anys, i és la brutal guerra civil, la més brutal dictadura del pseudofatxa franquito i l'estúpida transició i els més de 30 anys de monarquia ridícula i espúria, les que han impedit aquesta II República. Mitificada, sí, però al cap i a la fi, descaradament millor que una família que més sembla un cau de conills amb la vida resolta pels segles dels segles (esperem que no).
Demà celebrarem al nostre centre, un any més, el 14 d'abril. Ja són tres anys (el passat no poguérem perquè va caure en les vacances de pasqua)i crec que ja podem parlar d'aquesta activitat com si d'una tradició es tractara. No sé si els alumnes valoraran el veritable significat d'aquesta commemoració. Fins i tot alguns d'ells (que considere prou intel·ligents o, almenys, "desperts") m'han qüestionat d'alguna manera aquesta celebració. No sé per on anaven perquè no he pogut dialogar amb ells in extenso, però m'ha fet pensar-hi.
Pot ser no signifique a penes res per a ells? És el que dius sobre la necessitat de no oblidar mai el passat i la importància de recordar, si més no perquè molts homes i moltes dones sacrificaren les seues vides d'una manera veritablement heroica.
El que tinc clar és que no pense tirar-me arrere mai, encara que calborotes, meris o kikos ho intenten de la manera més "rastrera". Al contrari, he de donar les gràcies a eixes "persones" tan "respectuoses" amb el passat i la Història perquè sense ells possiblement no seria tan combatiu (perdó per la hipèrbole) i tan convençut de continuar la lluita; que si no nosaltres, almenys els nostres alumnes sí que voran algun dia eixa Arcàdia perduda que és la II República.
Durruti.

Durruti said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Durruti said...

M'agrada la idea del retorn de la II República més que no l'arribada de la III. De fet, pensava estos dies que en realitat hauríem d'estar en aquella II perquè va ser una cruel guerra provocada pel pseudofatxa franquito més 40 anys de dictadura brutal (també o sobretot a nivell d'amnèsia mental) i més de 30 d'estúpida transició i d'una monarquia que més sembla un cau de conills, el que ho va impedir.
Si organitzem any rere any unes activitats commemoratives del 14 d'abril és per evitar això que com bé tu dius anomenem "mesquina desmemòria".Tot i que per als alumnes no tinga l'efecte que caldria esperar. De fet, alguns alumnes a qui considere intel·ligents o almenys "desperts" m'han qüestionat aquesta celebració. No sé exactament per què (no he pogut parlar amb ells in extenso).
De totes maneres, no pense defallir en aquestes coses malgrat alguns que no tenen memòria --o més aviat, sí: la de la dreta més cavernària i carpetovetònica--. Precisament és gràcies a ells que hem de reincidir en aquesta reivindicació. És gràcies a calborotes, meris i opusfatxes de tota índole que celebrem i convidem a persones que han lluitat contra la dictadura i la desmemòria.
I és que, efectivament, tenen por. No comprenc molt bé a què. Segurament perquè pensen que la República significa revolució comunista (o anarquista) i persecució de capellans i oligarques de tota mena. Ignorància, en definitiva.
Commemorem, malgrat tot, el 14 d'abril. I recordem, perquè ja sabem que "els pobles que obliden la seua història estan condemnats a repetir-la".
Salut i República.

Luis said...

Ya estan los republicanos de siempre mareando...si el dia 14 de abril no es mas que una tonteria...una ilusion inventada por algunos...cuando se dara cuenta la gente de que la republica no hubiera echo mas que empeorar la situacion...si ahora mismo en España se viviera una republica...estariamos todos condenados...pero bueno,lo que hay es una monarquia y punto,solo faltaria que el PSOE abandonara el gobierno y ETA dejara de matar para que este pais fuera perfecto.Saludos.

Anonymous said...

Tobías, no sé cómo rectificar yo los textos que enviáis, solo puedo limitarme a filtrar. Recuerdo tu corrección:"en lo que cada UNO está dispuesto a hacer para defenderla". Tu nombre genuino aparece en la entrada, aunque ciertamente acabas firmando como Juan.

David

Anonymous said...

Alba, un placer celebrar contigo el evento, nos vemos durante la semana y en especial mañana lunes, el señor Llop nos tiene algo reservado y resulta prometedor.

Carlos. Gracias por tu presencia. Conocía el dato que citas en relación a tu amigo. Le preguntaré por el asunto, no sé cuándo aparece en el film. Y sí, creo que tenemos él y yo alguna conversación pendiente. Estamos todos algo nerviosos por el final de curso. Y además el Valencia va de pena.

Todo mi afecto para todos. David.

Anonymous said...

Senyor anònimus, gràcies pel seu interesant comentari, tot i que es referís a persones que no conec.

Anonymous said...

Amigo Luis. Me parece correcto que muestres tu escepticismo hacia la "mitología" republicana que observas en muchos de nosotros. Lo que no entiendo es porque asocias dicha cuestión a ETA o al PSOE. Nada más lejos que el terrorismo de la concepción deliberativa del espacio público que tiene el republicanismo que yo defiendo en la entrada; y muy lejos también del espíritu pactista y amnésico del que tanto se benefició el PSOE para acceder a su cacho de la tarta partidocrática con la excusa de que "si despertamos el fantasma de la Guerra Civil los militares se enfadan...". Por otra parte, tampoco entiendo porque quienes asumimos la herencia de la II República somos unos "pesados". Pesados son quienes en pueblos y ciudades mantienen la estatua de un dictador sangriento o los nombres en las Iglesias de los "caídos por Dios y por España", sin olvidarnos de los nombres de las calles y plazas. Investigamos, nos manifestamos y debatimos precisamente para rescatar del olvido acontecimientos y personas que fueron -en mi opinión injustamente- relegados a la condición de hordas rojas por el bando ganador. Y este sí fue más bien pesadito, con los cuarenta años de que dispuso para devolvernos a la Edad Media. Una España muy bonita nos hicieron: Santiago y Cierra España, academia de corte y confección, reserva espiritual de Occidente, flechas y pelayos... el colmo del mal estilo, el culto a la ignorancia y el miedo, el complejo de inferioridad ante una Europa que se reía de nosotros después de abandonarnos... una deprimente España de militares, curas y cabreros. Le recuerdo que la República perdió la guerra. Dejenos enorgullecernos públicamente de ella, nosotros que no podemos identificarnos ya sin su memoria. Y por cierto, sin más sangre, de acuerdo del todo con usted en esa apuesta por la paz.David.

Carlos said...

"Morir esperando la República? y porque esperar? porque no verlo antes de la muerte? nunca se sabe David, y las cosas estaran jodidas, pero igual a esos alumnos que ahora tu enseñas les vuelven todas las neuronas que han perdido y deciden pensar por ellos mismos, igual les da por leer y se dan cuenta de las mejoras que hubo en tan pocos años, de las mejoras que podria haber de nuevo, igual se dan cuenta de que el rei vive de puta madre porque el señor Franco decidio que viviera asi y mientras otros se mueren de hambre porque no han tenido suerte de ser el hijo que "suepuestamente" tiene que relevar el mando."

Yo opino todo lo contrario, la gente está cegada un poco con la república. No dudo que fué la epoca más gloriosa de España y demás lindeces con la que se llenan la boca, pero, en la actualidad el problema no es tener una republica o no.
Tal vez sea un ejemplo extremo, pero hasta una buena monarquía puede ser mejor para un país que una mala república.

El problema no es pues, tal como yo lo veo, del sistema político del país, sino de los políticos del país que, dicho sea de paso, no me despiertan como a muchas otras personas un asco hacia ellos ni nada parecido.

Luis said...

Carlos,a esos alumnos no les falta ninguna neurona...simplemente van de acuerdo a los tiempos que corren,que es una monarquia,la republica ya es cosa del pasado y es algo que esperemos nunca vuelva...por cierto,con respecto al rey elegido por franco,si vivieramos en una republica ese "rey" elegido del pueblo seguiria viviendo de "puta madre" y encima marearia mas,ya que nuestro rey,al menos no nos molesta ni nos marea...
Y David,decirte que yo no he asociado el PSOE y ETA a la republica,y si lo ha parecido no era mi intencion asi que bueno...nada mas que decir...Saludos

albapitu said...

No solo es cosa de los políticos, si no de la política actual, esto cada vez mas se esta convirtiendo en un bipartidismo, dos partidos parecidos que toman unas medidas u otras, pero que al final esto sigue siendo lo mismo. No se trata solo de conseguir una república, se trata de mejorar, de ir mas allá de los mismos temas de política de siempre.
Y si, una buena monarquía podría ser mejor, pero porque iba a ser peor una república? Ya es un paso de mejora cuando es el pueblo quien decide y no solo una simple herencia.

Tobías said...

No señor, no estoy de acuerdo con Carlos. Cuando entramos en la discusión de Monarquía o República estamos hablando de algo más que de teorías políticas, estamos hablando de distintas concepciones del hombre y de la sociedad: igualdad y razón frente a elitismo y carisma. Pero no es solo esto, el régimen político español sufre de considerables carencias democráticas, desde la ausencia de una auténtica división de poderes a la falta de sistemas participativos fuera de las convocatorias electorales o la oligarquización del poder en manos de los partidos. Creo que ha llegado el momento de plantearnos en serio un profundo cambio institucional que regenere democráticamente el país.

Y ese cambio es la República constitucional que garantice la separación de poderes para garantizar una auténtica democracia. Una República federal que reconozca nuestra pluralidad nacional y el derecho a la autodeterminación si queremos vertebrar de una vez el Estado. Una República que cambie los símbolos del Estado pues la bandera hoy vigente sigue siendo percibida como un símbolo de la dictadura y los privilegios, casi nadie entre lo mejor del país está orgulloso del modelo político al que nos ha llevado. Es la bandera republicana lo único que sigue uniendo a la izquierda pues representa la lucha por los ideales más dignos de nuestra historia. Una República laica, sin ningún tipo de ingerencias de cualquier confesión religiosa cuyo ámbito es únicamente el de la conciencia. Nada de declaraciones ambiguas, basta lo establecido en el artículo 3º de la constitución del 31: “El Estado español no tiene religión oficial”. Y por último, una República igualitaria, porque el cambio también ha de ser económico. Sin igualdad social y económica es imposible la transformación preconizado por la República federal y para ello urge el enfrentamiento radical contra la brutalidad neoliberal que está liquidando los principios democráticos más elementales. Por todo esto es necesaria la República y por todo esto sigue siendo un ejemplo el 14 de abril.

Anonymous said...

Veo que aquí en la cueva nadie pierde el tiempo... me despisto un par de días y ya habeis montado un debate a favor - en contra de la república.
Es cierto que hoy en día pocos jóvenes se interesan por este tipo de acontecimientos; tienden a olvidar donde están sus raíces y qué hizo que las cosas sean como las vemos ahora. De hecho creo que tener Historia como asignatura nunca a sido a gusto de los alumnos, más bien se tiende a odiarla. Esto no es porque no nos interese... a mi la historia me encantaba, pero para conocer cosas por mi cuenta, y no cuando tenía que aprenderme 4 o 5 temas, palabra por palabra, para aprobar un examen. Siempre he pensado que esa asignatura estaba mal enfocada... pero tampoco se me ocurre una forma mejor de que los alumnos les guste y aprendan, digamos que es algo complicado.
Está bien recordar aquellos hechos que nos han hecho ser quien somos. Yo no soy defensora de la república, tampoco de una dictadura... simplemente no me atrevo a opinar qué creo yo que sería mejor para un país. Cuando nací ya estaba el actual rey; sólo conozco, por experiencia, como es vivir en una monarquía. Me hubiera gustado vivir aquellos años de república y posterior dictadura para poder fundamentar de verdad una opinión; pero realmente sólo puedo imaginar cómo fue, y por ello simplemente no opino.
Pero creo que debemos saber también que, a pesar de que está bien recordar tiempos pasados y hechos herocicos, no debemos estancarnos allí ansiando que vuelvan. El tiempo nunca volverá tal como fue por mucho que podamos desearlo. Creo que más bien debemos vivir en el presente, con los pies bien puestos en la tierra, y luchar para conseguir un mundo mejor, al margen del sistema político de nuestro país. Si únicamente recordamos y no intentamos luchar, entonces podrán movernos como a títeres y nunca seremos libres. Así que recoerdemos, pero también... luchemos!
Por cierto, feliz día de la república para aquellos que lo celebrais, espero que algún día llegueis a sentiros libres.
Un saludo
Amanda

Carlos said...
This comment has been removed by the author.
Anonymous said...

La hostia, querido Carlos, te la van a soltar si continúas escribiendo "ostia" sin hache, y cuento contigo para lo que se te ocurra, lo que pasa es que los alumnos del centro sois un pelín muermos a la hora de organizar eventos.

Luis, no te acuso de mezclar a ETA y el PSOE, pero de tus tres grandes deseos solo comparto el referente al terrorismo. David.

Carlos said...

Lo de alumnos sin neuronas no es mio. Va entre comillas porque es una cita, concretamente de algo que han dicho en esta misma página.

Yo jamás escribiria un texto tan cursi, Dios me salve de ello o, si se da el caso, espero que David me suelte una hostia.

Lo que no va entre comillas si es mi opinión.

Estoy ansioso de ver la redacción sobre internet, aunque yo tambien participe y me sabe mal que nadie me tenga en cuetna para esas cosas xd


Para David: Te doy un pin si encuentras donde he puesto hostia sin h.

xd

Anonymous said...

hola bueno no sabes quien soy y alomejor no deberia estar escribiendote aqui... da igual. tus clases no me parecen tan aburridas

Anonymous said...

No, ciertamente no sé quien eres, y no das ningún dato que permita imaginarlo. No acabo de entender por qué tenéis tanta afición al anonimato. Las clases no son como programas de la tele, que dependen exclusivamente del presentador, las clases son interesantes si quieren los alumnos, si no quieren son un rollo. Gracias en cualquier caso. Por cierto, la próxima vez me gustaría, seas quien seas -y yo hago menos distinciones de lo que creo que pensáis- que vengas en persona y me digas "tus clases no me parecen aburridas", afirmación que me parecería tan interesante como la que dijera lo contrario, porque creo que todos somos falibles y que todo es discutible.De nuevo, gracias, vosotros tampoco me parecéis aburridos. Y bienvenido/a al blog.

David