Wednesday, May 14, 2008











ENSEÑAR FILOSOFÍA


En apenas unos días, mis alumnos de 2º de Bachiller sabrán si son considerados aptos para volar libres fuera del Instituto, en otras palabras, aprobarán mi asignatura y las que les imparten mis compañeros y podrán acceder a las pruebas de selectividad y acceso a estudios superiores. Ahora sé que los que vengan detrás, tendrán derecho a una enseñanza de la asignatura mucho más pobre y restringida que la que tuvieron aquellos... o la que tuve yo.

La razón es la previsible: un nuevo plan de estudios que, como es habitual cuando el PSOE está en el poder, arrea un monumental mordisco a las horas de aquellos saberes que, sin las agallas suficientes para reconocerlo, considera "ornamentales", inútiles o anticuados. Así, cuando la LOGSE, toda una dinamita para el crédito socialista en materia educativa -un desastre de ley por su gestación y, sobre todo, por su aplicación-, ya se apostó por arrinconar la Filosofía a las especialidades de "Letras", sustituyendo la Ética alternativa a Religión en el antiguo bachiller por la residual presencia de dicha asignatura en 4º de la ESO. Curiosamente, hace cíclicamente falta un gobierno de derechas para restañar la herida que sobre las humanidades, y en especial sobre la madre de las ciencias, dejan tras de sí los gobiernos de izquierda. De momento, la enseñanza de la asignatura en Bachiller reduce sus horas. Dato a interpretar: la incorporación de la célebre y mediática "Educación para la ciudadanía" supone tan solo una hora semanal sobre el currículum de los alumnos de 2º de la ESO (12-13 años), no está específicamente destinada al Seminario de Filosofía y, lo más estrambótico, ni siquiera es propiamente dicha una "asignatura normal", al menos en el País Valenciano, donde, con el fin de chinchar al gobierno central, se va a caer en la vileza de ofrecer a los padres la posibilidad de dar la materia en inglés, de sustituir su docencia directa por trabajos cuyo contenido sería decidido por los propios padres -"manda huevos"-o incluso de sustituir la práctica docente normal por algún tipo de atención docente especial, del tipo "el alumno se toca las narices mientras un profesor con cara de tonto le vigila"




En fin, no quiero aburrirles más con un asunto que, en cierto modo, puede venderse como puro interés gremial, es decir, "nos quitan horas a los de Filosofía y eso encarece la calidad de nuestro trabajo". Hay algo mucho más trascendente que preguntarnos: ¿por qué periódicamente se restringe la enseñanza de la Filosofía?


La razón de origen por la que los ciclos de gobierno socialista acosan a la filosofía puede asociarse a cierto prejuicio tecnocrático -y un poquito papanatas-, según el cual los anglosajones "ya hace mucho que sustituyeron los viejos saberes abstractos por los prácticos". No olviden el cliché de la I MÁS D, esa apuesta por la investigación tecnocientífica con la que pretenden sacarnos de la paletada de Unamuno -"que inventen los otros", decía don Miguel- que por lo general suele reducirse a bonitos parques temáticos para entretener a los críos. No acabo de saber porque tan plausible defensa de las ciencias suele imponerse en detrimento de la reflexión filosófica.



Esta exitosa especie -de demoledor simplismo- encuentra lejana inspiración en la concepción "positivista" de los saberes del decimonónico August Comte, según el cual, la sociedad pasaba por tres grandes estadios del conocimiento: el teológico, basado en la fe en lo sobrenatural como garante de la verdad de los enunciados, el metafísico, donde la reflexión y la crítica se encargarían de establecer los límites del conocimiento posible, y, en tercer lugar, la fase del conocimiento científico o positivo, donde nos desembarazaríamos felizmente de todos los prejuicios oscurantistas de la conceptualización especulativa -ya saben, Dios, el alma y todo eso-, y la comunidad no encontraría ya ningún freno al desarrollo de la ciencia y la tecnología y los grandes problemas de la humanidad encontrarían, al fin, soluciones prácticas y definitivas. Un mundo feliz que, un siglo y medio después, ha demostrado las profundas contradicciones de este planteamiento tan del iluminismo cientifista del XIX.






Recojamos pese a todo la lógica de este discurso: ¿hemos realmente superado la "fase metafísica"? Si entendemos todos aquellos artificios del pensamiento ilustrado, desde el sujeto trascendental de Kant y el espíritu absoluto hegeliano, hasta la deconstrucción de Derrida, pasando por la genealogía de la moral de Nietzsche o la dialéctica de la ilustración de Adorno, la filosofía moderna no ha hecho otra cosa que interrogarse por los límites de la razón humana. Si hubiéramos leído con más detenimiento las preguntas esenciales del kantismo -"¿que puedo conocer?", "¿qué debo hacer?"- es posible que nos lo hubiéramos pensado dos veces antes de esquilmar el planeta con nuestra destructiva furia consumista o de devastar a los que no nos gustan por su color o su insolente discrepancia. Filosofar no supone perderse por los recovecos de lo abstracto e inventar jergas ininteligibles para torturar a los adolescentes con lecturas diseñadas por sádicos. Heidegger se dedicó demasiado tiempo a buscar la Casa del Ser y lo de la "epojé" del tontorrón de Husserl no voy a saber explicárselo a ustedes porque me parece un ilustre coñazo. De acuerdo, pero les aseguro que cuando Karl Marx lanzó su mirada de sospecha sobre una historia de la burguesía que se reveló menos gloriosa de lo que pensábamos, o cuando Nietzsche desenmascaró las fuerzas despóticas y enfermizas que construyeron el discurso del Bien y la Verdad Sagrados no estaban hablando, se lo aseguro, de nada lejano ni ajeno a nuestras vidas.


¿Y España? Gilles Deleuze dijo un día que la filosofía española era simplemente inimaginable. Para él, España no era sino la historia trágico de dos tipos enterrados hasta las rodillas solucionando a garrotazos sus diferencias. Es muy hispánico, sí, ya se sabe que aquí somos muy machos y muy cojonudos, eso de que el vecino discrepe de nosotros no acábamos de llevarlo bien: "¿cómo se atreve? le voy a..." Y en esos segundos que pasan entre que el discrepante opina y nos pensamos si matarle, en ese misterioso intersticio nace la duda, el interrogante por nuestro lugar en el mundo, la posibilidad de que la opinión adversa del otro me esté dando algo de lo que carezco y que necesito. Es en ese lugar donde la filosofía se hace posible. El ágora, la asamblea, las salas sagradas donde nacen la reflexión y la deliberación. El intercambio de ideas, el debate en suma... El gobierno socialista parece creer poco en ello. No es extraño teniendo en cuenta la alergia que Felipe González le tuvo siempre a las ideas y a la disensión. Lo triste es que el príncipe del talante haya heredado la misma cobardía frente al pensamiento. Pero ya se sabe: Su Majestad quiere súbditos obedientes y no librepensadores.
¿Filosofía para qué? Para evitar otra Guerra Civil -las guerras las perdemos siempre-.

Para que Auschwitz no se repita.

40 comments:

albapitu said...

Hoy he tenido una charla con la psicóloga del insti, en la que me informaba que a partir de ahora en bachiller quitaran esa hora de filosofía y que habrán unos cuantos cambios mas. Bueno en general la conclusión que he sacado es:¿Porque religión son dos horas a la semana, si no va a selectivo, quitan horas de asignaturas importantes, y yo mientras en esas dos horas a la semana tengo que estar en una clase sin hacer nada mientras podría estar aprendiendo alguna cosa?

Un saludo David

Anonymous said...

Estoy absolutamente de acuerdo contigo, Alba, creo que esa pregunta os la deberíais hacer todos. David.

Anonymous said...

Por cierto, y que no se me olvide. Los alumnos de la Facultad de Filosofía están acampados en Blasco Ibáñez en protesta por lo que consideran puede ser un bloqueo insuperable a su futuro profesional. Me parece buena idea hacerles una visita. Tengo entendido que incluso algún profesor les ha dado clase en los jardines donde tienen montadas las tiendas. David

Carlos said...

Puede molestar que quiten horas de filosofia, pero decir que en esas horas libres que obtienes no vas a hacer nada me parece mal.

Yo fuí a religión y no lo cambiaria. Hay personas para las que la religión, cualquiera de ellas, es muy importante y conocerlo es tan importante, o incluso más, que conocer a Descartes o a Platón.

Yo de jovencito hubiese hecho cosas deshonrosas por unas buenas clases de religiones del mundo.

El problema es que los religiosos no son muy objetivos y los no religiosos no lo consideran importante, así que encontrar a gente que las impartiese con autenticas ganas seria dificil.

Anonymous said...

Querido Carlos: el problema no se plantea por la posibilidad de ofertar una asignatura de cultura religiosa, y me parece por cierto muy sano que hayas estudiado Religión -ojalá hubiera sido "Religiones del mundo", como tú dices-. El problema, y es eso lo que cuestionamos, radica en que dicha asignatura se entiende como "confesional". No es una asignatura en el sentido científico de la palabra, sino evangelización, catequesis, predicación o como queramos llamarlo. Debéis saber además que los profesores de Religión son seleccionados por la Conferencia Episcopal, la jerarquía eclesiástica los envía y es ella misma la que los envía al paro si no les parece que su conducta personal es "aseada", lo cual constituye uno de los casos de vacío de derechos más alucinante de los que se pueden dar en un sistema democrático (Sabed que hay profesores excluidos por divorciarse y situaciones similares)Esto no es óbice para que sea la Administración, es decir, todos nosotros, los que les pagamos los sueldos. Los compañeros de Religión son así los únicos que para incorporarse al claustro del IES no tienen que pasar por los mismos filtros que los demás. ¿Qué nos parecería que los imames o maestros talmúdicos fueran enviados desde las escuelas coránicas o las sinagogas para dar asignatura confesional a niños árabes o judíos, por cierto a cuenta del erario público?
De lo que no discrepo, en absoluto, es de la posibilidad de impartir clases de cultura religiosa o historia de las religiones, siempre y cuando la Conferencia Episcopal no tuviera nada que decir respecto a los criterios de selección del profesorado, que resultaría de las mismas pruebas de competencia por las que pasamos los de Filosofía, Inglés o Matemáticas. Deploro la falta de cultura religiosa que tienen la mayoría de mis alumnos, especialmente en relación a "nuestra" religión, que es a fin de cuentas la que más ha influido en nuestra vida moral, filosófica, artística... Insisto: quitar horas de Filosofía para mantener las de una asignatura confesional es una decisión que tiene toda mi hostilidad y a la que pienso resistirme con todas mis fuerzas.D Gracias por tu post.
David.

Anonymous said...

Por cierto, Descartes y Platón tienen una profunda fundamentación religiosa, ambos... La diferencia es que ellos justifican racionalmente su concepción del Ser, mientras que en los textos sagrados las cosas son como son y hay que aceptarlas por puro argumento de autoridad. Por eso, insisto, no se debe ofertar una materia confesional en un Instituto. David.

Carlos said...

Yo no digo que Platón, Decartes o Marx sean más profundos y autenticamente filosofos, la religión no me parece filosofía.

Tampoco digo que tengan que quitar filosofía, ya que me gusta más que religión. Pero oye, ya que van a quitar horas que pongan algo interesante y util, para mi religiones del mundo lo sería.

Carlos said...

obviamente "religiones del mundo" no sería una asignatura confesional.

Anonymous said...

Estoy de acuerdo, como ya he hecho ver antes. En realidad, lo que sucede es que van a poner en 1º dos horas de Ciencias para el Mundo contemporáneo, asignatura que a tí por cierto podría interesarte. A mí también, es más, con el enfoque temático adecuado, me gustaría impartirla, el problema no es tanto esa asignatura nueva como el hecho de que una asignatura confesional -y por tanto intolerable en una sociedad moderna- reciba las mismas horas que la madre de las ciencias. David.

Luis said...

En verdad no me parece una idea tan descabellada que quiten horas de filosofia en los institutos,ya que otras asignaturas parecen persistir sin cambios mientras que en la filosofia si se producen,y si es asi, sera por algo..
no creo que la filosofia sea la madre de las ciencias,si no que es una ciencia como otra cualquiera que estudia los principios morales,la racionalidad...Sin embargo,me sigue pareciendo menos importante esta ciencia que por ejemplo la historia del mundo contemporaneo o la historia de España.
Supongo que estas palabras no te gustaran mucho David,pero tenia que expresar mi opinion...Un saludo

Anonymous said...

Querido Luis: el problema no es que me guste o no lo que dices, simplemente discrepas de mí y me parece perfecto que lo expreses. Si no aceptara opiniones distintas a las mías no entraría nunca en un debate.
Dicho lo cual:
1. La sabiduría tiene su inicio histórico en la cultura mediterránea, es decir, en Europa, es decir, en Occidente, el día en que a Tales de Mileto se le ocurrió explicar que el arqué o principio ordenador del universo no era algún tipo de cíclope o mito olímpico sino un factor racionalmente discernible. Ese planteamiento es filosófico. Las ciencias solo se hacen posibles en el momento en que el hombre abandona el universo del "mythos" y se interna en los vericuetos del logos. Las ciencias son hijas de ese gesto inicial de la búsqueda del sentido, del rastreo tras un criterio de discernimiento para discernir lo verdadero de lo falso y la virtud del vicio. No te hablaré de Platón,ni siquiera de Galileo o Einstein, cuyos discursos están cargado de implicaciones y supuestos filosóficos... Podemos ignorar la verdad, pero no deja por ello de ser verdad. Y el origen de la ciencia sí es la Filosofía.

2Las demás asignaturas también sufren cambios. Pasa con las Ciencias Naturales, con el Inglés, con las lenguas vernáculas, con el Latín, con el Francés... El problema es que la Filosofía tiende a ser la primera que se recorta. Decir que si pasa tal cosa será por algo me parece falaz, una hipótesis ad hoc del tipo "si le tienen manía será porque algo ha hecho", como dijo alguien cuando le comenté que un alumno sufría el acoso de sus compañeros. El problema de la Filosofía es que no está de moda... ese es su pecado, pero las instituciones educativas deben regirse por el amor al saber y no por las corrientes caducas del tiempo.Y desde luego no es una ciencia entre otras. Como dijo Wittgenstein: "la filosofía está delante o detrás de los demás saberes, nunca al lado.
3. Celebro que estés en este caso del lado del gobierno del PSOE. Yo no lo estoy, no desde luego en este caso. Prefiero seguir leyendo a autores como Fernando Savater, lectura que por cierto te recomiendo. Un saludo también para tí y gracias por expresarte. David

Tobías said...

“No temas preguntar compañero, no te dejes convencer. Apunta con tu dedo a cada cosa y pregunta ¿y esto de qué?”. Tengo el convencimiento de que son las asignaturas humanísticas aquellas que nos otorgan esa capacidad crítica que plantea Brecht, las que nos permiten seguir mostrando la capacidad de indignación necesaria pasar de la perplejidad al cuestionamiento y la negación. Yo no sé si la filosofía es la madre de las ciencias o si ha ido perdiendo ámbitos de actuación ante el nacimiento de nuevas disciplinas, lo que sí creo es que es imprescindible. La actual inclinación ante los saberes científicos, privilegiados en todos los planes de estudios, crean tecnócratas, no individuos activos con capacidad crítica. Como decía Nietzsche lo que la ciencia puede ofrecer a los hombres no es más que una sombra ilusoria, un saber útil para movernos en este mundo de ilusiones que nosotros mismos hemos conformado, pero en definitiva falso, sin la capacidad para concebir qué es la vida en todas sus contradicciones.


Lamento decir pues que no estoy de acuerdo con Luis, eso sí, le agradezco en lo que me toca que no meta en el mismo saco de inutilidades a la historia. Lo cierto es que para evitar otra guerra civil o para evitar que la razón siga desprovista de una guía virtuosa también la historia es necesaria. Hay una muy bonita carta que escribió Antonio Gramsci a su hijo desde la cárcel. En ella le animaba a estudiar historia explicándole que conocer a los demás y sus esfuerzos por llegar a ser lo que fueron es tomar conciencia de uno mismo para poder proponer orden en el caos en torno a un ideal. Discutible ciertamente, pero lo prefiero mil veces antes que una enseñanza tecnocrática creadora de ciudadanos sumisos incapaces de ver más allá de sus narices.

amanda said...

Señores... no sé cuantos años habrán pasado desde que ustedes fueron a clases de Religión... a mi las que me dieron no tenían nada que ver con una asignatura confesional. Fui apenas hace dos o tres años... aún puedo acordarme como si fuera hoy mismo; nos enseñaban cómo era cada una de las religiones monoteistas en su contexto-judaismo, islamismo y cristianismo-centrándose más en esta última que es la que mejor conocemos por cultura. No nos daban catequesis, simplemente nos explicaban que significaban las cosas, que se supone que se celebraba en navidad, en pascua... todas esas cosas que deberíamos saber por cultura general pero que por desgracia poca gente, al menos de mi edad, conoce. He tenido la desgracia de ver como en primero de bachiller al dar en historia un poco de arte, nadie sabía decir que el cuadro que nos enseñaban era de la anunciación... y esto es lo que a mi me enseñaban en religión, a tener un poco de cultura cristiana.
En fin, no digo que esté de acuerdo con el recorte que le están haciendo a la asignatura de filosofía, más bien estoy en contra. Pero puestos a quejarse y a mostar hostilidad, debemos tener en cuenta quien ha tomado la decisión, y no creo que los pobres profesores de religión tengan la culpa de esto.
Por cierto tengo una tía que imparte esta asignatura y puedo asegurar que le han pedido los mismos requisitos que a otro profesor de cualquier asignatura y se ha esforzado igual que cualquier otro y yo creo que por supuesto se merece por todo el trabajo que a hecho impartir clases de lo que a ella le gusta, que es lo que haceis los demás profesores, así que cuidado con las generalizaciones porque eso de ampliar un caso a todos siempre acaba ofendiendo a alguien
Un saludo

Justo Serna said...

Señor Montesinos, leo con delectación su blog, como leí con pasión su libro 'La juventud domesticada': me provocó debate interior, ya ve. Pero no sé: creo que me gusta más el Montesinos oral: me alegro cada vez que le escucho. No es coba: la última vez lo pude constatar en la presentación del libro de Miguel Veyrat en Valencia. Su intervención fue, con creces, la más ocurrente y saludable de la tarde. Acabo de leer su reflexión sobre la filosofía y sus penas. No sé si estoy de acuerdo...

Fdo.: Justo Serna

Anonymous said...

Tobías, he llegado a un punto en que cuando hablo de Filosofía no sé si estoy hablando de Historia. Ya sé que son cosas distintas, pero me he acostumbrado a cierta indefinición de fronteras epistemológicas por pura supervivencia intelectual. Ahora mismo estoy viendo con mis alumnos el Manifiesto Comunista. El problema fundamental al que se enfrentan sus autores es el de la verdad, pero éste solo toma cuerpo en la medida en que el análisis proyecta su mirada sobre la historia. No muy distinto es lo que hace Nietzsche, autor al que debo tratar a continuación en el aula. Toda interpretación historiográfica esta cargada de presuposiciones filosóficas. La Historia de la locura de Foucault ¿es filosofía o es historia? ¿Debo leerlo yo o tú? Carlo Ginzburg, historiador, me dice tanto en El queso y los gusanos sobre lo que yo necesito saber que pienso perder poco tiempo interrogándome sobre si corresponde o no a mi especialidad. En esta tesitura...poco importa como tú apuntas si la Filosofía es o no la madre de las ciencias.David.

Anonymous said...

Amanda. Me alegra reencontrarte por aquí. Los profes de Religión no pasan por los mismos filtros que los demás. Son elegidos por la jerarquía eclesiástica sin ninguna transparencia -no existen bolsas de trabajo públicas al respecto como en otras materias-, no pasan oposiciones... y son en cualquier caso pagados por la administración. No dudo de tus palabras, afirmas que tú no has dado la materia en el sentido confesional. Sin embargo, sí está concebida la asignatura como confesional y no como contenido científico. Si fuera así se concebiría como historia de las reliones, hecho religioso... En ese caso la Iglesia Católica no intervendría en la elección del trabajador y los procesos de selección de los docentes serían transparentes y acordes a la normativa establecida para el ejercicio de la profesión docente. Y por cierto, me postulo para impartir dicha asignatura, que me interesa sobremanera, pero no quiero que sean los obispos quienes me elijan. Entre otras cosas porque no lo harían,dado que mi forma de vida y mis ideas son lo contrario de todo lo que ellos defienden, desde el aborto hasta el matrimonio gay pasando por mi concepto sobre la libertad sexual o el papel de la religión en la vida pública. Respeto enormemente a los creyentes. Mis alumnos preferidos han sido en muchos casos personas de fe, algunos tienen un mapa moral admirable. No creo que generalice, solo quiero que la jerarquía católica deje de vivir a mi costa... entre otras cosas porque muchas de las ideas que defienden Ratzinger, Rouco y compañía me causan horror. Me eduqué en un colegio de curas y mi abuela era una católica militante e integrista, creo que sé de lo que hablo.Gracias por intervenir.David.

pdta: no tengo nada contra los compañeros de Religión. Les trato con respeto y no deseo enviarles al paro, pero estoy harto de tener que dedicarme a algo tan denigrante como la Actividad Alternativa. Nunca he entendido por qué, si tú querías dar Religión, criterio que respeto, tus compañeros debían permanecer en el aula castigados.

Anonymous said...

Señor Serna, mayor delectación la mía cuando leo su blog, también cuando le escucho en cualquier circunstancia. Sospecho que tiene usted una relación de amor-odio con la filosofía. Ya me encargaré de pincharle por ello.

Recomiendo a todos pasarse por el blog de don Justo, linkeenlo desde éste y sus intervenciones serán agradecidas por el autor, estoy seguro.(También las que le lleven la contraria. Serna tiene la extraña costumbre de permitir incluso las entradas de los que, por razones que desconozco, le detestan. Valiente gesto que no comparto, pero que admiro)David.

paco fuster said...

Como ya le dije a David hace unos días, su entrada ha coincidido con algo que me resulta cercano, sentimental y físicamente. Me resulta cercano físicamente porque cuando entré en su blog y vi esta nueva entrada, acabada de hablar con los estudiantes de Filosofía de la Universidad de Valencia que estaban (ya han estado diez días, con un desalojo de por medio) acampados en Blasco Ibáñez.

Mi opinión sobre el tema coincide bastante con la que expresa David en su texto, de modo que no repito lo mismo. Si quiero llamar la atención,sin embargo, sobre un aspecto de este debate que no entiendo.

El otro día le comentaba a un amigo lo de la acampada y le enseñaba el Manifiesto que ha redactado esta gente (llevo una copia de esaspequeñas en mi cartera). Este amigo es un estudiante de historia que ha terminado harto de la carrera,desencantado y asqueado. Ahora le ha dado - con la carrera casi terminada - por estudiar matemáticas. Me dijo que lo de la filosofía es normal, que es unatendencia inevitable y que tarde o temprano debía de pasar. Ya sabeis, el argumento ese de que lo que hace avanzar a una sociedad es la ciencia y latecnología, nunca las humanidades.

Aunque es un ejemplo muy concreto este de mi amigo, me sirve para llamar la atención sobre ese grupo de gente que con la excusa de ser defensores de la ciencia, de Internet y de las nuevas tecnologías, muestra una absoluta desídia - y a veces falta de respeto - por las humanidades (no sólo la filosofía que nos ocupa), a las que tienen por saberes superfluos e intrascendentes, propios de eruditos pedantes anclados en el pasado. Soy consciente de que se trata de una minoría, pero no es menos cierto que esta gente se aprovecha de la ignorancia de la gente para confundirles. Se aprovechan de la absoluta ignorancia de gente como algunas vecinas mías con hijos que trabajan de mecánicos o en fábricas en cadena) que le preguntan a mi madre: "¿Pero lo que estudia tu hijo, la historia, eso para qué sirve?"

A mi me lo cuenta mi madre y me lo tomo - obviamente - a cachondeo y no empleo ni un segundo de mi tiempo en convencerlas de lo contrario. Pero me estoy dando cuenta de que algún día habrá que hacer algo, habrá que explicar a la gente que un hijo filósofo o historiador es igual de útil que un mecánico o un fontanero, aunque no gane tanto dinero ni sepa arreglar el coche cuando se rompa.

Paco Fuster

sarónico said...

No cooperemos con el silencio a los ataques liberticidas:

Grande-Marlasca, por la justicia
17 de Mayo de 2008 - 20:20:05 - Pío Moa
Ha causado furiosa indignación en medios progres el archivo de la denuncia presentada contra mí por los apologistas de la cheka –comunistas de IU fundamentalmente, pero no solo– a raíz de mi libro Años de hierro. Como muestra, este botón:

"Un tipejo llamado Pío Moa, a la sazón pseudohistoriador y manipulador de la historia, con ayuda del juez Grande-Marlaska, ha sido liberado de la denuncia que le pusimos, en aras de una pretendida libertad de expresión que le permite insultar gravemente y mentir con descaro. Es el mismo juez que ha acusado de injurias graves, entre otros, a los dibujantes de El Jueves por aquella famosa viñeta, y a otros por razones mucho menos graves, a mi entender. Sin embargo deja claro que no es un delito llamar criminales a los que defendieron con dignidad la legitimidad de la República y decir, entre otras lindezas, que estaba justificado el asesinato de Las Trece Rosas y de Lluis Companys, oque Franco no ejecutó a republicanos sino que simplemente les escarmentó (…) Yo, que también firme la denuncia, no me arrepiento. Esto no es una derrota de los denunciantes, sino del Estado de Derecho que permite que tipos como el tal Pío Moa, con ayuda del juez Grande-Marlaska, pueda seguir falseando la historia y manipulando nuestra Memoria Histórica".

Estos maestros del lenguaje injurioso y provocador se duelen de su mala suerte por haber caído su denuncia en manos de un juez íntegro que no entiende, como otros, la justicia según convenga a la política del ejecutivo. Estos señores que han introducido el insulto, la calumnia y la falsedad sistemática en el lenguaje común de los medios, estos adecuados seguidores de quienes "defendieron con dignidad la legitimidad de la República", aseguran, refiriéndose a los stalinistas, marxistas, racistas y golpistas varios amalgamados de hecho o de derecho en el Frente Popular, estos señores, digo, no toleran que alguien les cante cuatro verdades. Y, de conformidad con su carácter, intentan silenciar a los críticos y "reeducarlos", como siempre han hecho los stalinistas.

Explican ellos mismos: de haber sabido que la denuncia recaería en Grande-Marlaska, la habrían retirado. Cierto. Esperaban que cayera en manos de jueces como esos para (es decir, contra) la democracia: la "justicia" al servicio del despotismo gubernamental.

El auto del juez argumenta: "En el caso de autos, compartiendo el juicio jurídico formalizado por el Ministerio Fiscal, valorando las expresiones proferidas por el denunciado, consistentes principalmente en: "… los que, defienden la Ley de Memoria Histórica, se identifican con los criminales, los de las checas", las circunstancias en que se refirieron, presentación de un libro [Años de hierro] en modo alguno podemos concluir sobre una animus injuriandi, ajeno al criticandi, disintiendo de la opinión, como dicen los denunciantes, mayoritaria. Destacar como en la expresión imputada a quienes se llama criminales, no lo es a los altos representantes de la nación, quienes votaron la Ley de Memoria Histórica, sino quienes actuaron en las llamadas "checas". El que se refiera que aquellos se identifican con los últimos puede considerarse desafortunado, pero nunca, siguiendo su propio tenor literal, y sin necesidad de mayores interpretaciones, que les abarque el concepto de "criminal".

En efecto, los criminales indudabilísimos son los de las chekas. Y los autores de la ley, los "altos (¿?) representantes de la nación" –nación en la que no creen–, se han identificado ideológica y políticamente con aquellos criminales, y lo han hecho de forma asimismo indudable, después de haber falsificado la historia de modo radical y nuevamente indudable. Estos no son insultos ni siquiera frases desafortunadas, sino hechos perfectamente constatables, reproducidos en el manifiesto por la Verdad Histórica, que vuelvo a exponer más abajo. Prueben, si no, a demostrar lo contrario, en lugar de intentar persecuciones gulagianas.

La libertad está siempre en peligro, y más en estos tiempos de involución política. Para constatarlo baste señalar este otro hecho: solo han salido en defensa de las libertades, nuevamente, la COPE, Libertad Digital, Intereconomía y muy pocos más. Nadie, absolutamente nadie, en el mundo progre, ha protestado por la denuncia de corte chekista contra mí, por este intento de acallar una crítica que, además, se ha demostrado completamente veraz; por este ataque directo a la libertad de expresión. Nadie en la dirección del PP ha levantado tampoco la voz para condenar el desafuero. Nadie en El mundo, Abc, La Razón, por supuesto en las televisiones, tan mayoritariamente afectas a la telebasura. Triste, muy triste. Y muy revelador. ¿Qué clase de demócratas son todos ellos? ¿Qué democracia puede salir de tales actitudes?

Luis said...

Pues si te digo la verdad,sinceramente,no me parece mal la modernizacion de las ciencias.Me refiero a que ciencias como por ejemplo la informatica o las nuevas tecnologias desplacen progresivamente a las ciencias "antiguas" como la filosofia,ya que el mundo progresa de una manera asombrosa y si no te adaptas a él,quedas anticuado.Con todo esto quiero decir(volviendo al tema de supresion de horas) que no veo mal si esas horas de filosofia que se quitan,son sustituidas por otras ciencias mas utiles de acuerdo con el tiempo en que vivimos.Un saludo David y Tobias.

Anonymous said...

Pensaré en lo que dices, Luis, aunque no creo que la cuestión sea competir entre saberes novedosos y antiguos. Que algo sea viejo no lo convierte en desfasado, sigo pensando que los estudios de Filosofía son necesarios.

He aceptado el post firmado con el nick "saronico", aunque no sé qué tiene que ver con el tema que tratamos. Hay personas en este país que ven al señor Moa como una especie de mesías. A mí simplemente me parece un manipulador y no me interesan nada sus teorías. Llevo media vida criticando los excesos y abusos de la izquierda, de la República, de los estalinistas... No necesito que vengan ahora a decirme que los rojos eran los malos y Franco el bueno porque eso ya me lo repitieron un día tras otro en la escuela franquista donde me "eduqué"... no les creí entonces cuando era tierno, y no les voy a creer ahora. Por cierto, el señor Moa, como el señor Vidal, o como el señor Dan Brown me parecen ejemplares como vendedores de libros. Le dan a su público lo que éste necesita. Cumplen en cierto modo una función terapéutica. ¿Que quiero oír que la República era el mal? Pues ahí viene el cínico de turno a ofrecermelo. ¿Que no me va bien con las mujeres? Siempre puedo leer a alguien que me cuenta que son malas por naturaleza, y así no me acuerdo de que a lo mejor soy yo el culpable de mi fracaso.

No pierdan el tiempo con gente tan olvidable. Y por cierto, Vargas Llosa, un presunto conservador, así lo han tildado muchas veces -también a Savater, a Elorza, a tantos otros que merece la pena escuchar- escribe hoy en El País un magnífico artículo sobre Obama, en el que se muestra muy crítico con la Señora Clinton. Empleemos nuestro tiempo en algo que merezca la pena. David.

sarónico said...

"Me repugnan las palabras de ese señor,pero daría mi vida en defensa de su derecho a decirlas". Anonimous no defiende el derecho de Moa a decir lo que dice ni le importa nada el ataque a la libertad de expresión. Sin contar con que nadie ha conseguido rebatir a Moa más que con adjetivos y ataques personales. Pero eso es lo de menos: es una lección práctica de filosofía. O se está con la libertad de expresión o contra ella.

Anonymous said...

Tenemos los dos el mismo derecho a pensar y a expresar lo que pensamos. A mí no me interesa Moa y para usted es irrebatible -no sabía que hubiera nadie irrebatible-, en cualquier caso me importa poco. Hay sin embargo dos cosas que no me gustan. La primera es que usted se sirve de un nick para expresar su opinión. La inmensa mayoría de los que intervienen aquí sé quienes son o, al menos, se identifican y reconocen de alguna forma. La segunda es que usted ha introducido un mensaje de otros que nada tienen que ver con lo que aquí se debate, ni remotamente, por más que usted intente justificar retóricamente cierta vinculación con la filosofía. Aún así he publicado sus dos post. Lo mismo que,con infinita generosidad, hace el señor Serna, quien publica sistemáticamente opiniones que le son hostiles y que, por lo general, no se argumentan y se limitan a mostrarle inquina personal o a glorificar, sin un solo razonamiento, a quienes como Moa son sus presuntos enemigos. Gracias pese a todo por intervenir, siga haciéndolo si le apetece y si, como hasta ahora, sus opiniones se expresan con respeto. David.

Anonymous said...

¿La filosofía no sirve para nada?, ¿es esa la razón de quitarle tiempo?... Pasé casi toda mi pueblerina infancia recibiendo regalos prácticos envueltos en papel de regalo paleto -ese tan feo que siempre anda por las casas a la espera de joderle la existencia a alguna niña soñadora y materialista como yo-: camisetas interiores para el invierno, calcetines blancos de punto que se volvían azules por el roce de los zapatos,... Mujeres de mi familia repitiendo, una y otra vez, en cada cumpleaños y santo, "hay que regalar lo que hace falta..."... ¡Qué manía le tenía a aquella frase! Como si no fuese bastante la decepción de lo útil, encima tener que atender a sus explicaciones y esbozar una sonrisa... A fuerza de repetirse, los regalos ya no eran sorpresas sino condenas... Y, sin embargo, de vez en cuando se obraba el milagro y alguien que venía de vacaciones -casi nunca de mi familia, casi nunca del pueblo,...- aparecía con algún paquete sorprendente de verdad. ¡Alabado sea El Corte Inglés! Envuelto en papel de ciudad -de ese que las niñas paletas conservábamos durante años de puro bonito-, las pulsaciones se aceleraban y se presentía la fuerza de lo inútil... Hasta mis padres prestaban atención: "pá mí, que no va a sé res práctic", parecía pensar mi madre... Y, en mitad de todo ese suspense... mi primera colonia, "Chispas"; una novela de aventuras;... "Mira mamá, no val pa rés, una coso inútil!" sentía ganas de gritar. ¡Qué importa que nunca me hayan gustado las novelas de aventuras!, ¡qué más da que, a fuerza de querer guardarla y que no se gastara, mi primera colonia "Chispas" acabó cayéndose al suelo y rompiéndose!... A mí, las cosas poco productivas me hablaban de todo lo que había más allá de mi mundo, de toda la magia que se esconde tras una entrada de cine o tras una cinta de música grabada de la radio, de las historias que contaban los extranjeros que llegaban al pueblo en forma de familia que emigró a Alemania, de feriantes que vendían baratijas o de profesores que me hablaban de Platón y de su abuela -todo en la misma clase-, de reírse por reírse,...

Las camisetas interiores me quitaron el frío del cuerpo pero nunca me calentaron el alma, los calcetines me libraron de las ampollas en los pies pero nunca me llevaron más allá de la escuela o de la casa de mis tías prácticas... Una chica pequeña y paleta, miedosa y tímida, resguardada del frío y a salvo del hambre, no busca la seguridad de lo práctico sino el vértigo que produce lo absurdo, lo que no sirve... ¡Bendito sea lo inútil, lo que no es práctico,...! Aquello que para mis mayores no servía para nada, provocaba en mi un terremoto; lo útil me consumía, lo inesperado me embriagaba...

Sentada en Santa Sofía, una mañana de octubre, lejos del pueblo y de la familia, veo avanzar hacia mi fantasmas de emperadores a caballo, palabras pronunciadas en una lengua extraña, niños que sueñan con viajar lejos, viejos que cuentan historias, el peso de las religiones y de las revoluciones, profesores que me hablaron de Marx y de la dignidad de trabajador, el olor de las especias, un hombre que me hace fotos, una novela de aventuras, mi primera colonia "Chispas",...


PD: Lo más práctico que viaja conmigo suele ser un teléfono móvil: tecnología punta, I+D, el futuro, lo que nos hará estar a la cabeza del desarrollo, lo que nos quitará la boina,... NUNCA FUNCIONA CUANDO LO NECESITO.QUÉ COSA TAN INÚTIL!BENDITO SEA, TAMBIÉN!.

sarónico said...

Señor david: yo no he dicho que Moa sea irrebatible, solo que nadie le ha rebatido y que, en cambio, se le ha atacado siempre personalmente y se le ha intentado meter en la cárcel. Y la libertad de expresión es un asunto que nos compete a todos, indiferentemente de lo que cada uno diga. Tampoco es necesario que usted conozca a todos los que participan en el blog, y debiera alegrarse de que lleguen a él personas desconocidas. En internet lo más frecuente es, precisamente, eso.

Anonymous said...

Querido amigo: en internet suceden muchas cosas y no todas son agradables. Usted no está entre las segundas, es una persona educada y expone sus ideas con corrección. Creo no obstante que quien opina, sobre todo en temas de compromiso, es mucho más valiente en la medida en que hace pública su identidad.Yo creo que Moa sí ha sido rebatido.Justo Serna, al que creo que usted conoce, ya lo ha hecho, le remito a sus archivos. No soy en cualquier caso especialista en historiografía y menos en la Guerra Civil, pero creo que la 2ª República, con todos los errores cometidos, es una de las experiencias más valerosas y admirables de la historia de España, al nivel de las Cortes de Cádiz, los comuneros de Castilla, las germanías valencianas o la resistencia antifranquista. Sin la izquierda española seguiríamos viviendo en una sangrienta dictadura, no tendríamos igualdad de derechos para la mujer, la Iglesia Católica seguiría siendo un poder omnímodo y seríamos el mismo país de pandereta que se nos muestra en Cine de Barrio. Me interesan muchas personas que discrepan de mí, Moa no me interesa, superé todo aquello ya hace décadas. David.

Anonymous said...

Tobías, llamo tontorrón a Husserl con cierto ánimo provocativo. Mi problema, dicho esta vez con toda humildad, es que no le entiendo. Los autores como Husserl son culpables de la fama de abstrusos que tienen muchos textos metafísicos. La epojé es el nombre del análisis que Husserl aplica para llegar a un punto esencial y primario que, en la conciencia intencional del sujeto, unifique de alguna manera la multiplicidad de los fenómenos que alcanzan la conciencia. Husserl parece superar el mapa trascendental de la Razón que hizo el kantismo para dar un largo rodeo hacia algo que recuerda al cogito de Descartes, una especie de punto arquimédico de la certeza. El problema es que el yo pienso, más que un estado psicológico, es tal y como yo lo entiendo un concepto demostrable y de certeza segura. Husserl parece referirse a algo más bien extraconceptual, una especie de estado subjetivo al que no podemos acceder más que filosóficamente, pues nuestro yo siempre lo es por referencia a otros objetos, y en especial , a otras personas. Esto último enlaza con el Husserl de la segunda época, que aparece apostar más por conceptos como el de la "intersubjetividad" y el "mundo vivido".

¿lo has entendido? yo tampoco. Lo que sé de Husserl lo veo más claro en Heidegger, en Sartre y en Habermas, quizá incluso en Adorno. NO puedo con él. Conocí a un chico alemán que llevaba media vida preparando una tesis sobre Husserl peleándose con sus manuscritos en los archivos de Lovaina. La última vez que le ví me pareció que se había vuelto un poco alcohólico. No me extraña.
El problema debe ser mío porque gente a la que aprecio se ha dejado horas con Husserl. Por ejemplo Lyotard, y también Begout. Una vieja amiga, Karina Trilles, realizó su tesis sobre Merleau-Ponty, un Husserl a la francesa. Por cierto la Facultad de Filosofía de Valencia es consecuencia de la labor -hasta cierto punto heroica- del profesor Montero, ilustre fenomenólogo. El presidente de mi tribunal de tesis, Cesar Moreno, de la Facultad de Sevilla, bebe también de esas aguas. Sí, creo que el problema soy yo. David

Anonymous said...

Genial intervención "chispas". No entiendo cómo estuvimos a la vez en Estambul y no coincidimos. Te quiero. David.

albapitu said...

Buenas David, he escuchado por ahí que mañana hay como una manifestación por todo este tema, no se si será cierto, pero si lo es...sabes a que hora y donde?

Salud

Tobías said...

Señor Sarónico: En reprimir y silenciar son maestros aquellos a los que tan vergonzosamente defiende el ex GRAPO Pío Moa, así como sus compañeros Vidal y Marco, revisionistas e historietógrafos que no hacen sino recuperar lo más rancio de la historiografía franquista representada por los burdos panfletillos de Ricardo de La Cierva o Arrarás.

La COPE, libertad digital e Intereconomía son absolutamente ajenos al auténtico liberalismo heredero de Adam Smith o que en España representa Franciso Ayala. No son sino psedofascistas defensores del franquismo sociológico que, desgraciadamente, sigue rampante.

¿Que nadie ha rebatido a Moa? Documéntese señor; David ya le ha nombrado a Justo Serna pero hay más. Moradiellos le dio un auténtico revolcón en la revista digital de Gustavo Bueno; Espinosa destrozó todos sus argumentos y desveló sus motivaciones en “El fenómeno revisionista” y, más recientemente, Reig Tapia ha lanzado una devastadora crítica contra la pobreza documental y las opiniones de café del interfecto en “AntiMoa”.

Moa visitó la cárcel por sus actuaciones en un grupo terrorista, aunque uno empieza a sospechar que era una especie de topo del gobierno. No se trata de silenciarlo, aquí quien ha silenciado han sido siempre los mismos, se trata de denunciar a un tipo que se salta todas las normas de la investigación histórica y que se comporta como un hooligan para satisfacer las ansias de sangre de su público. Y le diré algo, son sus argumentos tan pobres de documentación, tan obscenamente copiados de fascistas puros y duros como Salas Larrazabal o La Cierva, tan carentes de investigación y llenos de opiniones caprichosas que un alumno de primero de carrera podría rebatirlo. Lo interesante no es tanto desmontar sus tesis como explicar qué intereses sirve.

El papel de estos opinadores y pseudohistoriadores consiste en liberar a la derecha de sus fantasmas. Es decir, que la derecha española se sienta orgullosa de su pasado fascista recordándole que la culpa de todo la tuvo el odio que sembraron las izquierdas durante la República, intrínsecamente perversa, por supuesto. La Guerra Civil fue una necesidad histórica y el franquismo fue un régimen un poco autoritario que supo evolucionar y al que debemos casi todo, ahí queda eso. La derecha, agrupada en torno al PP, desestimó una regeneración democrática y ha decidido asumir sin mucho disimulo la herencia franquista. Y aquí entran los publicistas exaltados, revisando el proceso histórico que va del 31 al 77 y retomando la superada propaganda repetida ad nauseam durante cuarenta años. Los libros de Moa han dado confianza a amplios sectores imbuidos de franquismo sociológico, lo cual es un ejercicio complicado porque lo que no soporta la derecha es que los investigadores serios hayan ido arrumbando tópicos poniendo en evidencia los orígenes ilegítimos y violentos del franquismo. Como no han sido capaces de crear un discurso verdaderamente democrático, a los hechos me remito, los hijos del franquismo recurren a lo que le es afín, a su fundamento ideológico profundamente reaccionario.

No voy a seguir pero ya que el señor Sarónico ha introducido un tema que nada tenía que ver me ha parecido conveniente responderle como se merece. Si quiere seguir “razonando” estoy a su disposición. Y ya que estamos le recordaré lo que dijo un escritor de esos estalinistas tan malos y represores, Bertolt Brecha, “la perra que lo engendró sigue estando en celo”. Se refería, claro está, al fascismo.

Anonymous said...

Arrea¡ vaya repaso le has pegado, cuñado! Pepa

Anonymous said...

No sé si te veré antes, Alba, pero la manifestación se inicia hoy a las cinco en la Facultad de Filosofía, igual nos vemos allí a esa hora, vendrá algún otro profe.David

albapitu said...

Vale gracias, a ver si alguien se apunta y me paso, pero una cosa...me han dicho que es solo para profesores, es cierto?

Jose Zaragoza said...

Seguro que es la tipica manifestacion de frikis amargados..si la filosofia es una ESTUPIDEZ!!!!!!

Anonymous said...

Quizá tengas razón, querido José, pero estoy seguro de que tienes capacidad para hacer comentarios con más argumentación y enjundia. Explícanos en algún momento porque piensas así. Yo, por cierto, estuve en la manifestación, y te aseguro que los chavales me parecían cualquier cosa menos amargados. En todo caso sería yo lo más cercano a un friki. Bienvenido. David.

jose Zaragoza said...

Pues pienso asi porque en mi instituto la "enseñanza" de filosofia es bastante mala...y cuando digo mala me refiero a que los profesores son unos autenticos tiranos que solo acen que marear con sus tonterias morales y que si socrates,que si platon...que aver,si enseñaran como dios manda no me quejaria,pero vamos...
y por cierto,aora que me e leido todo el blog,no me pareceria nada mal que redujeran las horas de clase de filosofia o que desapareciera(algo que ya es excesivo),debido a que esta asignatura es un autentico toston y no le encuentras sentido por ninguna parte...son mucho mas utiles las ciencias o la historia que la dichosa filosofia..
Saludos

Anonymous said...

Gracias por haberte explicado, aunque no comparto tu visión del tema. Yo sí tuve profesores de Filosofía maravillosos. Cuestión de suerte probablemente... porque sí es verdad que hay licenciados en Filosofía, como en Química, como en Historia, que son unos verdaderos idiotas... con un toque tiránico también en algunas cosas. No dejes sin embargo que la estupidez de alguien que habla de Sócrates envenene al propio Sócrates, todo un héroe del mundo antiguo que merece mejores defensores. Gracias por opinar. David.

Anonymous said...

¡Sí, eso, jose Zaragoza! Acabemos con la Filosofía... No hace falta más que leerte para dase cuenta de que un hombre como tú ya sabe bastante. Pepa

Por cierto, el tiempo tan maravilloso que te ahorres de las clases de Filosofía, ¿en qué piensas invertirlo? ¿Puedo sugerir un repasillo a las lecciones de ortografía?... Aunque, tal vez los profesores de Lengua y Literatura también sean unos tiranos que "solo acen que marear"... lo digo "aora que me e leido" toda tu intervención...

amanda said...

Jose zaragoza. Respeto tu opinión, pero de ningún modo puedo compartirla... no puedes dejar que un mal profesor haga de la filosofía algo estúpido y sin sentido. A mi me pasó al contrario... odiaba la historia porque no me gustaba para nada el profesor que tenía; sin embargo la filosofía ha sido una de mis asignaturas preferidas, supongo que he tenido la suerte de tener un profesor inmejorable, que además de enseñarme lo necesaria que es la filosofía para el hombre, me enseñó que la historia también lo era, y no debía dejar que mi profesor de historia me influyese.
Puede parecer inútil, pero la filosofía es eso que nos hace levantar la mirada para ver más allá de lo que nuestros ojos alcanzan, lo que despierta nuestras mentes, lo que calienta nuestra alma, lo que nos hace preguntarnos el porqué de las cosas, el arma que tenemos para desubrir la verdad y no conformarnos con las respuestas fáciles y simples que da la sociedad... puede parecer algo abstracto y lioso que queramos defender una ciencia que no es técnicamente lo que consideramos hoy en día una ciencia... pero la filosofía no se propone zanjar todas las cuestiones de la vida, sinó plantear interrogantes de forma cada vez más rica y significativa para que algún día cada uno seamos capaces de llegar a la verdad... y como dice Savater en "Las preguntas de la vida": "es mejor mantener abiertas las grandes preguntas que contentarse apresuradamente con pequeñas respuestas..."
Un saludo

Jose Zaragoza said...

pepa,no me vayas de flipada que escribo como me da la gana,no como tu me digas