Thursday, July 22, 2010








EGOS PRESCINDIBLES









Quienes asociamos nuestros biorritmos al curso escolar o parlamentario y no al año natural tendemos a dejar para septiembre todos esos planes y buenos deseos que la mayoría formula con el Año Nuevo. Mi propuesta sería que nos acostumbráramos en cuanto acabe el verano a dejar de creernos importantes. Así, como suena. No se trata de minusvalorar las propias virtudes. Yo, por ejemplo, soy en líneas generales un leal y alegre compañero y me sale razonablemente bien la tortilla de patatas. Ahora bien, ni esas ni mis demás cualidades son suficientes como para que me sienta el centro del mundo, en todo caso soy más bien periférico. Eso sí, yo me importo mucho a mí mismo. Y hay un par de personas que dicen compartir el interés, aunque a veces temo que se les pase pronto o que lo dicen para que me dé ilusión. El problema es que no consigo universalizar el sentimiento. Y la razón es bien sencilla: basta ver la cara que me ponen muchos alumnos cuando hablo para darme cuenta de que mis geniales lecciones les conmueven menos que las tetas de Elsa Pataky o el precio del nuevo Ipod de Apple, que es lo que supongo que bulle tras esas miradas perdidas. He sufrido curas de humildad suficientes -como cuando una novia me dejó para irse con un enano o el equipo de los Cherokis nos metió veinticuatro goles en la liga del colegio- como para ignorar todavía que el interés e incluso el afecto que de vez en cuando me regalan con admirable generosidad mis congéneres es condicional y efímero.












¿Modestia? No, lucidez. La modestia es una de esas virtudes teologales que los curas llevan milenios intentando insuflarnos con el objetivo de (Nietzsche dixit) "separarnos de nuestra fuerza", es decir, que no tengamos agallas para deshacernos de ellos y de su triste dios y dediquemos nuestras vidas a hacer el amor, beber vino y cantar loas a Baco, que es lo que haríamos alegremente todo el día si no fuéramos tan gilipollicas. Por contra, la lucidez: ésa sí que no es virtud nacida en las sacristías... La lucidez es la forma menos engolada de la inteligencia; no cree habitar la Verdad, no reclama los honores del talento: la lucidez es el mayor de los cuidados de sí que puede darse el hombre, lo que permite a quien la posee vivir sin orejeras, mirando a todos lados antes de cruzar y conociendo las limitaciones de la propia talla antes de medirse con duendes o gigantes. Renunciaría a todo antes que perderla.





Viene a cuento esta reflexión porque últimamente no me pasa un día sin que vea algún YO saliendo del armario para proclamar solemnemente la obligación que todos los habitantes del mundo tenemos de adorarle, quererle, darle la razón, aplaudir su supuesta genialidad o, simplemente, depararle nuestra atención. Ciertamente he admirado a tipos que padecían una enfermiza egolatría. Nietzsche, por ejemplo, tituló a sus capítulos de Ecce homo "Por qué soy un destino", "Por qué soy tan inteligente" o "Por qué escribo tan buenos libros". Nunca la humildad adornó al padre del Zaratustra, pero en los tiempos de Ecce homo ya estaba tan devorado por la sífilis que se le puede perdonar lo que, en cualquier caso, tiene mucho de humorada. Ahora bien, la diferencia entre un auténtico genio y la mayoría de los que se anuncian como un destino o proclaman su propia divinidad a voz en grito es que cuando uno abre la obra de estos últimos lo que encuentra es una mediocridad tan grande que produce sonrojo tanta megalomanía. Es un poco lo mismo que pasa últimamente en los hospitales, que algunos médicos te tratan con la misma suficiencia despectiva del Doctor House, al que imitan como memos, pero luego, al contrario que éste -quien por cierto es solo un personaje de ficción- son incapaces de distinguir entre un constipado y una alergia.














Algunos tipos viven absolutamente persuadidos de su enorme talento: apliquemos este razonamiento tan simple a muchas cosas de la vida y, probablemente, veremos todo con más claridad. Por ejemplo, dejen de pensar, cuando ven una película de Julio Medem, que el problema lo tienen ustedes, que no tienen cultura suficiente para descifrar los complejos códigos de sus tramas e imágenes. No, es mucho más sencillo, Medem es un buen fotógrafo al que le ha pegado por hacer cine, con tan buena suerte que algunos con poder han decidido que hay algo muy produndo en lo que solo son pajas mentales, con toda esa sarta de gilipolleces que se dicen los personajes unos a otros antes de irse a la cama, que es lo que usualmente terminan haciendo, por cierto siempre con actrices bien monas, que mola más y tiene más glamour. ¿Se dan cuenta?: Medem vive completamente convencido de que es un genio. Y no le culpo, porque el país está lleno de ingenuos que le creen.










Otro ejemplo: Maradona. Este tampoco es culpable del todo, dado que nunca tuvo la formación moral ni intelectual para digerir tanta adoración, incluyendo eso tan estrambótico de que en Argentina hay hasta una congregación religiosa que lo proclama como su Dios, lo cual confirma la teoría de mi abuela de que se acerca el apocalipsis. El espectáculo que montó en el Mundial de fútbol, empeñado en convertir en dogma de fe cada una de las estupideces que dijo desde el principio del campeonato, es propio de un tipo que ha perdido completamente el sentido de las propias limitaciones, la lucidez en suma. El numerito final, aglutinando con sus lloros y lamentos las imágenes del partido contra Alemania -donde consiguió que su equipo hiciera el peor partido de la historia- no parece haber sido suficiente escarmiento para sus innumerables adoradores en su país de origen: Maradona seguirá dirigiendo a la albiceleste y los argentinos seguirán creyendo que los Reyes Magos existen.









Podría hablarles de cómo Hitler, gran dictador y mejor persona, respira el aire olímpico de los Elegidos en cada línea de Mein Kampf, influyente libro cuyo tono mesiánico impide a algunos incautos percatarse de que es un texto mal escrito, mal fundamentado y repleto de falsedades e inconsecuencias... una tontuna que habríamos de olvidar si no conllevara tantas implicaciones siniestras en la torturada experiencia de mediados del siglo pasado. Podría hablarles también de lo ocurrentes que deben sentirse ciertos caudillos con el corifeo de eunucos y cortesanos que le ríen cada una de sus gracias. Podría hablarles incluso de un amigo que siempre me llama para contar cómo le va, que se tira dos horas enteras al teléfono para relatar sus emocionantes aventuras y que, si en algún momento uno consigue enhebrar dos frases sobre su propia vida, percibe de inmediato el bostezo de aburrimiento en su egoísta interlocutor. O mi abuela, que siempre se peleaba con toda la gente que trataba porque parecía creer que el mundo era un huevo que Dios había cocido para ella comérselo...




Les seré sincero. El personaje que ha inspirado este post no es ni Hitler ni mi abuela: es Vicente Molina Foix, afamado escritor y, por lo visto, polifacético artista, pues acaba de estrenar su segunda película como director, El dios de madera. No estoy nada seguro de que vaya a ir a verla. No es nada personal, simplemente hay siempre los suficientes estrenos como para gastarse seis euros en un film cuyo único atractivo a priori es la presencia de Marisa Paredes. Por lo demás, mi olfato me dice que va a ser un rollo infumable, opinión que cambiaría sin dudar en el caso de que la viera y me gustara, pero va a ser difícil, pues a pesar de lo que me informaron en la niñez sobre el cielo, sospecho que sólo voy a tener una vida, y no voy a emplearla en ver películas de Molina Foix, que es por cierto lo mismo que he hecho con su profusa obra narrativa. No es nada personal, es que todo lo que tiene que ver con el personaje me recuerda a malos rollos, desde el famoso incidente telenocturno de hace unos años, hasta alguna de las columnas que publica en distintos medios, las cuales -las pocas que me he molestado en leer- me han aburrido siempre soberanamente, excepto aquella en que puso a parir al mundo del cómic, y que tanto lío generó en internet. No le pondré calificativos al artículo de marras, pero si ustedes lo leen posiblemente lleguen a la misma conclusión que yo: con la de cosas trascendentes que tengo que leer y aquí con estas tontadas...







La cosa no suscitaría mi atención de no ser porque esta semana el hiperactivo personaje ha aprovechado su columna habitual en El País para ponernos al día sobre su mala relación con un crítico llamado García Viñó. En 2º de BUP nos contaban lo mal que se llevaban autores como Góngora y Quevedo, los cuales se atacaban y contraatacaban con agudas invectivas, intrigaban para hacerse daño y puede que hasta intentaran quitarse a las novias. La cosa tiene su gracia en aquellos porque tamaña hostilidad dejó rastros literarios ciertamente ingeniosos. Lo de Viñó y Foix tiene, como lo diría, un toque bastante más cutre. Como es posible que recuerden, estos dos buenos señores se dedicaron a insultarse y amenazarse hace ya unos cuantos años en el programa nocturno Negro sobre blanco, presentado por Fernando Sánchez-Dragó. Tras el programa parece que llegaron a las manos y no sé si a los pies. Todo indica que el tal Viñó es un pobre hombre y que su papel de agresor en aquella reyerta va con el tono y la credibilidad de sus críticas literarias o cinematográficas. En sus frecuentes contiendas frente a tirios y troyanos -le gustan las celebridades, obviamente, pero puede emplear su tiempo en insultar durante días a un blogger de infantería- muestra una patológica propensión a la descalificación del interlocutor, y su tono engolado y adjetival huele a frustración intelectual antes que a erudición o ingenio.




Que el tal MGV sea más conocido por aquel affaire telenocturno -digno de un late show de Sardà- más que por su ingente producción literaria no es nada sorprendente, teniendo en cuenta mis sospechas de que el susodicho se sirve de sus diatribas contra Molina Foix y otros autores -normalmente vinculados a PRISA como Almudena Grandes o Javier Marías- para obtener respuestas airadas, generar polémica y obtener un protagonismo por el que parece estar dispuesto a todo y que de ninguna manera obtendría por otros métodos. Acaso lo preocupante sea que el propio Molina Foix también empiece a sonar mucho más por sus peleas con MGV que por sus producciones literarias o cinematográficas. En alguna ocasión le escuché decir que era lamentable haber concitado tanta atención en aquel febrero de 2002 por un asunto tan poco edificante. Es curioso, no recuerdo haber oído o leído a Javier Marías una sola palabra sobre Viñó, a pesar de que a él y a su supuesta impostura como novelista ha dedicado ríos de tinta el interfecto. Por contra, Molina Foix consigue acaparar la atención cada vez que se le relaciona con él. Esta semana pude leer un artículo donde arremetía contra su viejo amigo, el cual a su vez había atacado de forma inmisericorde la película.

¿Por qué vuelve a aparecérsenos el tipo de aquella trifulca nocturna que nos divirtió hace ocho años? Sin duda porque Molina Foix ha tenido el sentido de la oportunidad suficiente para sacar del sarcófago a su Moriarty y poner en la caja de resonancia sus exabruptos. De lo contrario no nos preocuparíamos por una película que casi nadie piensa ver y que, por las críticas que leo, tiene pinta de ser tan solo un poco menos lamentable que la primera que dirigió Molina Foix, Sagitario, que tuvo la suerte de ser ya institucionalmente protegida en su momento, pese a tratarse de un director novel, y de la que solo he encontrado críticas negativas y en algunos casos escandalizadas, críticas que, por cierto, no son todas del amigo G.Viñó. Al final, no tendría sentido perder el tiempo con toda esta pamplina estúpida salvo para hacerse una pregunta: ¿por qué las instituciones gastan mi dinero en proteger los delirios megalómanos de Molina Foix mientras que tanta gente con talento se pudre sin poder estrenar un largometraje? Que alguien tenga amigos poderosos y esté bien relacionado, ¿justifica que nos lo tengamos que encontrar hasta en la sopa?





En fin, lean el artículo sobre el cómic de Molina Foix o sus últimas controversias con Viñó. Yo me voy a ver un capítulo de The wire. Eso sí le quita a uno las ganas de creerse genial.



http://www.elboomeran.com/blog/79/blog-de-vicente-molina-foix/ (Entrada en El Boomeran, "Crítica o venganza", al hilo de la polémica con García Viñó)

9 comments:

Anonymous said...

yo si iré a ver la peli. Por ver Valencia, fundamentalmente.

BT

David P.Montesinos said...

Pues también es una razón, ya me dirás qué te ha parecido.

msm said...

No sé si tu propuesta es justa con algunos sufridores docentes. Quizás algunos currantes a pie de aula debiéramos recuperar fuerzas y sentirnos no menos, sino mas importantes para poder apechugar con la calidad curricular y administrativa que nos cae encima cada septiembre y que viene acompañada de huestes adolescentes algo cabreadillas por tener que poner fin a hacer lo que les daba la gana. Si encima "hay que conmoverlos" lo tenemos chungo siendo modestos -lúcidos-como nos propones en tu brillante párrafo.
Y tienes suerte que los "yos" -"tus"- que salen de unos armarios que los echarán de menos te sonrojen, a mí 'me cabrean' en formato papel o digital. Además con tanto dios a nuestro alrededor cuesta encontrar paz cultural y hay que refugiarse en lo virtual -que a veces también es arte- y que no tiene ombligo.
Medem, Maradona, Molina Foix et alii son como dices "personajes" pero malos actores -soy mala- de la tragicomedia social del 'como si' mediático que nos toca vivir en los abismos de la posmodernidad. Y que nuestros compadres e instituciones jaleen o financien tanta mediocridad no sería grave si fuera con su sudor y no con el nuestro -además de repugnante, humilla nuestra ciudadanía... Lo dejo, que se me está hinchando la vena...
P.D. Me quedo con los marginales y leeré un cómic. Y por cierto, durante el Gol del Mundo Mundial estaba leyendo tus dos anteriores artículos...¡Hala!, ¡acostúmbrate a la fama! 'Felices'. Mila

David P.Montesinos said...

Hola, M. Desde luego no pensaba en los docentes, que ya nos bajan los humos lo suficiente la coyuntura como para ir por ahí con suficiencias. Respecto a los susodichos et alii -yo soy aún más malo- me recuerdan a cierto gag de los "Spitting image" -aquel guiñol satírico inglés predecesor de nuestro guiñol del canal plus-. Sostenían la teoría de que las celebridades -desde los actores de Hollywood hasta los políticos o los millonarios horteras de Malibú-formaban una secta secreta para dominar a la nación, a la cual le tenían comida la cabeza.

Hay ciertamente personajes que merecen su fama y su fortuna, y otros muchos anónimos que probablemente la merecerían. Con frecuencia oigo decir que, por ejemplo, los futbolistas o los espantajos que salen en los programas del corazón gozan de una atención inmerecida. Y sin duda es verdad. Pero de lo que no estoy tan seguro es de que los mandarines del "mundo serio", por ejemplo el de la "alta cultura", no sean con frecuencia impostores de mucha peor calaña. Leamos un artículo cualquier de Javier Rioyo en El País: llega a producir gana de vomitar ese lameculismo a los que cortan el bacalao en las editoriales o a las estrellas de una supuesta izquierda cultural, esas comidillas de amiguetes que se dedican a promocionarse y concederse mutuamente premios mientras meten el codo para que no pasen los demás. Los porros que se fuman con Sabina, las noches tan divertidas de presunto antifranquismo que se pegaban juntos -qué guay-, saber siempre qué es lo que hay que leer para estar in y a qué foros hay que acudir porque ahí "están todos"... Me produce asco todo esto. Y ello por no hablar de la secta del cine. La supuesta inquina que le tiene la derecha a la gente del cine oculta algo mucho más oscuro que lo que Rajoy -que a la gente de la cultura la conoce poquito- es capaz de imputarles. Y lo dejo que a mí también se me tensa la vena.

Anonymous said...

Desde luego esta claro que vale mas ser un poco egoista y tirar hacia el propio terreno de uno mismo..La vida te lo suele pagar por un igual que si no eres egoista o incluso mejor.

David P.Montesinos said...

No estoy en contra del egoísmo. Tal cosa sería como querer ir en contra del viento, pues la condición de todo ser viviente es egoísta, la naturaleza le ha prescrito cuidarse de sí y, a ser posible, extenderse, lo cual supone competir con otros y, por consiguiente, soltar alguna que otra dentellada. De lo que yo trato de preservarme es del egocentrismo, que es cosa bien distinta.

David P.Montesinos said...

Hola, M. Ayer, mientras consultaba el link de Rioyo que adjuntabas traspapelé tu post. Disculpas. Comparto en cualquier caso la opinión que formulas sobre los "valores literarios" del personaje.

Anonymous said...

David, escribir tiene un poco de encender la luz mientras te haces la paja, para qué nos vamos a engañar. El ego es lo que nos mueve, remueve y conmueve en esa lucha cotidiana por levantarnos de la cama; más si cabe a los que nos sobra un poco y tenemos que hacerlo público.
Comparto tu opinión sobre ambos directores de cine, sobre el fotógrafo y sobre el que vive de ayudas estatales; pero no comparto tu flagelación estival, de hecho, te vi sudando el otro día como un espartano cobarde huyendo de las Termópilas y me hizo mucha ilusión.
Es cierto que lo más execrable en este mundo es la falta de humildad, y lo digo de todo corazón, por eso me posiciono en mi egolatría desde la inconsciencia: no tengo ni idea de qué soy, de qué pienso, de hecho, veo mi vida como una más de mis novelas, pero ello me permite verme con cierta distancia, como a un alumno más que sigue contándome cómo es su ombligo y que pese a ello yo sigo escuchando porque, y aquí quería llegar, sólo a los soñadores y a los jóvenes merece la pena escuchar. Para eso existe el estío del docente.

Un abrazo.

Anonymous said...

名刺入れ コーチ ポリシー 天国 遠洋 平服 男 闘争心 安楽死 緩和ケア 水位 けたたましい 看取る 通う 馬券 後衛 余韻 支持者 やけに 花盛り 回を重ねる 運動不足 婚約破棄 送検 面目 そこで キーホルダー コーチ 協定 RAM .
警察学校 唯一無二 原理主義 個人資産 詔 Vサイン 茶漉し 世紀 ルビー 歯切れ 森林破壊 送迎 .
コーチ ポシェット [url=http://forums.baharanfilm.com/showthread.php?19052-priligy-buy-at-malaysia-%D0%B4%D0%B6%D0%B5%D0%BD%D0%B5%D1%80%D0%B8%D0%BA-%D1%81%D0%B8%D0%B0%D0%BB%D0%B8%D1%81-%D0%BA%D1%83%D0%BF%D0%B8%D1%82%D1%8C-%D0%B2-%D0%BA%D0%B8%D0%B5%D0%B2%D0%B5-priligy-experience&p=172626&posted=1#post172626]コーチ財布[/url]


[img]http://media-cache-lt0.pinterest.com/192x/20/72/20/207220ee13364ca512d83cfb9398bbf3.jpg[/img]


コーチ レキシントン すぐれる 次女 老眼鏡 其 何ら 若草 馴染み 冠雪 十字に 世話になる 適性検査 武人 .
根付け 青い 予想屋 彼ら しかし 体育館 待ち合わせ } 直人 静電気防止 .
コーチ パッチワーク
[img]http://media-cache-ec3.pinterest.com/192x/fd/b5/06/fdb5065a5afb3f3453dc9a5f89258c36.jpg[/img]


[url=http://gothicy.seewhydesign.co/component/option,com_fireboard/Itemid,26/func,view/catid,2/id,2620/#2620]コーチ財布[/url]


[url=http://consdale.co.uk/forum/index.php?topic=104757.new#new]コーチアウトレット[/url]
[url=http://www.a7lamisarab.com/vb/showthread.php?13238-barbour-jackets-Best-Tips-For-Choosing-the-Right-Motorcycle-Jackets-amp&p=182979&posted=1#post182979]コーチ アウトレット[/url]


[img]http://media-cache-ec7.pinterest.com/192x/43/68/c0/4368c013425adc520390e671adc054a1.jpg[/img]


コーチ ポピー タータン 慈しむ 札 句読点 字体 異口同音 出漁 黒星 金利 コーチ カードケース 納会 ソウル 血縁 昇華 沢 取手 コーチ 大阪 医療ミス 交錯 職場環境 巻きつける 草刈鎌 食事療法 抗議活動 コーチ メンズ 後ろ手 桜草 除いて 竜巻 装身具 沖 PR コーチ ハンカチ 受け流す たび 医事 合宿所 中田 .
佐野アウトレット コーチ

[url=http://yugo.byethost8.com/Forum/index.php?topic=4237.new#new]コーチ 保存袋 [/url] [url=http://www.rankesl.com/canada/more/tips-learn-english]幕張 アウトレット コーチ [/url]