Saturday, December 23, 2017

VÍSPERAS DE POCO

1. Preocupados por el Procés, no advertimos que la verdadera secesión está en otro lugar. En España -e incluyo a Catalunya- hay más ricos desde la crisis, lo cual es nefasto, y los que ya lo eran lo son aún más. En directa relación con ello, ha aumentado la cantidad de personas en riesgo de exclusión social. El principio neoliberal según el cual el enriquecimiento genera, por irrigación capilar, prosperidad para todos, se ha desacreditado con la Gran Recesión, de la que ya no podemos tener dudas de que antes que una crisis es una estafa, un timo gigantesco. Que a los ciudadanos nos hayan obligado unos políticos corruptos a salvar a los bancos por su negligencia y su inmoralidad, y que esos mismos políticos sigan obteniendo la confianza de la mayor parte de la ciudadanía me maravilla. 

Enhorabuena a los catalanes, han votado mayoritariamente a dos partidos de derechas. Nos tendrán entretenidos en los próximos años disparándose desde las trincheras y esquivando con ello la responsabilidad que más temen: solucionar los problemas de la gente. La política convertida en un juego de ilusionismo.


2. Entiendo que si usted es una persona sensata le ponga enferma deambular entre las multitudes voraces que van a hacer compras cuando se acerca Nochebuena. Aún así he aprendido a no rechazar la Navidad, incluso aunque haya sido definitivamente colonizada y prostituida por el consumo. Hay algo muy sugerente en el cuento de Dickens sobre Mr Scrooge, porque todos necesitamos que algún viejo fantasma nos recuerde que nuestros miedos más prosaicos y las más mezquinas de nuestras vanidades no merecen la atención que cotidianamente les deparamos. Si la Navidad debe seguir existiendo es porque incide sobre la evidencia de que sólo el amor salvará este lugar.  


3.  No creo en Dios porque siempre he presentido que la idea de perfección es indefendible. El ex jugador de los Celtics, Larry Bird, dijo en los noventa que si Dios bajara a jugar al basket lo haría como Michael Jordan, y todo el mundo pensó que se trataba, sin más, de una metáfora inspirada. Pero háganse una pregunta: ¿haría Dios mejor música que la del Concerto per flautino de Vivaldi o pintaría mejor que el Velázquez de Las Hilanderas? ¿Estamos tontos o qué?

4. Una amiga lucía en su bolso a grandes caracteres una frase de Patti Smith: "Dios murió por los pecados de otros, no por los míos". Una compañera de trabajo, con vocación de feligresa mojigata, le riñó afirmando que "no te equivoques, también murió por los tuyos". Esa idea tan semítica del martirio me ha producido siempre un intolerable fastidio. Tengo entendido que entre primitivos, la entrega de un don tan grande que no se puede corresponder con un regalo similar es profundamente insultante, pues crea una deuda eterna y la consiguiente tensión social. Patti tiene razón, y el cristianismo, en lo que tiene de amor a la muerte, es la apoteosis de la ofensa y la descortesía. 

5. Y aún así, Cristo fue un héroe incuestionable, aunque el hecho de morir por su verdad no le hace tener razón. Lo que sí sé con certeza es que no está ahora mismo entre nosotros... José y María le verán mañana nacer en un edificio en ruinas en Damasco, o en un cayuco somalí en medio del Mediterráneo. Si no entendemos esto, no merecemos ser salvados. 





2 comments:

Anonymous said...

Desde hace 2000 años parece ser que el niño nace en casas acomodadas, yo diría que poderosas. Tal vez el Jesús de nuestros días sean todos aquellos que imputados por Gurtel, Lezo. Baltar. Brugal, Lasarte, Malaya, Noos, Pretoria etc etc se terminan librando de consecuencias.

Jesús fue un fantástico invento romano. Cuando la fuerza militar ya no es suficiente para controlar un imperio la ingeniería social se pone en marcha. La realidad histórica nos ha enseñado que no necesitamos más víctimas adornadas de un atrezo de humildad que nos muestre la dignidad de la pobreza. En el año 2018 Jesús debería ser ejemplo de la literatura infantiloide de un imperio decadente.

Es escandaloso que los festivos de este país estén basados en el nacimiento, vida y muerte de una figura literaria que exalta las virtudes de ser pobre, religioso, sumiso y con vocación de mártir.

Felices fiestas Montesinos.
MA

David P.Montesinos said...

La condición de mártir es la que menos me atrae de Jesús de Nazaret. Hay sin embargo aspectos en su filosofía, referentes a la dignidad de la condición humana y al ecumenismo de la virtud y el derecho, que me parecen básicas para entender nuestro mapa moral. Como afirmaba Nietzsche, no tiene la verdad de su lado por el hecho de estar dispuesto a morir por ella. Coincido en ello con el creador de Zaratustra, pero aún así tuvo razón en muchas cosas. Feliz Navidad, MA.